por Carlos González – Rivera

Las palabras siempre me han fascinado. La interacción entre pueblos, culturas e individuos ha motivado la mayoría de mis iniciativas. La seductora traducción ya se había hecho patente durante mis años escolares, cuando los libros se convirtieron en ventanas a través de las cuales se hacían visibles mundos fantásticos e ilimitados. Una vez en ellos, el idioma se convirtió en algo que trascendía a las palabras, por lo que comparar versiones en distintos idiomas se convirtió en una pasión. Ya no se trataba únicamente de palabras, sino de completar la visión del autor con matices complementados por la visión del traductor. Naturalmente, el español y el inglés ya no eran suficientes.

Los libros son ventanas

Como resultado natural de esta inclinación, mientras estudiaba Comunicación social, decidí convertir este creciente interés en una profesión. Una publicación internacional sobre tecnología informática se convirtió en la plataforma desde la cual una pasión se convirtió en una carrera profesional. Veinte años de trabajo constante después, habiendo añadido más idiomas, junto con especialización, certificación y experiencia a la mezcla, continúo ofreciendo servicios de alta calidad a clientes de todo el mundo.

Sus proyectos y encargos se manejan con la mayor consideración y suma atención a los detalles. Tenga la seguridad de que sus traducciones técnicas de alto nivel en temas como mercadotecnia y tecnología informática, pasando por medicina y atención de la salud, serán llevadas a cabo concienzuda y meticulosamente. La autoedición, junto con la localización de gráficos y de sitios web le agrega valor a este servicio para su completa satisfacción. Y como el trabajo en equipo resulta crucial para un proyecto exitoso, constantemente trabajo conjuntamente con otros traductores y correctores en las mismas o en otras combinaciones de idiomas.

No dude de comunicarse conmigo para darme a conocer sus necesidades.

Atentamente,

Carlos González - Rivera, CT